26/6/14

Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven




Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven, ( Plaza y Janés, 2011), de Albert Espinosa, es una novela corta que trata sobre el conocimiento personal y la búsqueda de la propia identidad,  y en la que lo que menos importa es la historia en sí misma, la búsqueda de un niño desaparecido.
 
Páginas repletas de reflexiones interesantes, bellamente escritas, a veces excesivamente sentimen- tales, pero siempre cercanas porque en definitiva son las que afectan a cualquier ser humano. El hilo narrativo es fragmentado, utilizando recuerdos y regresiones para ir, como si el escritor estuviese cosiendo retazos que van encajando unos con otros, construyendo la personalidad de los protagonistas. En realidad, los protagonistas son una excusa para transmitir las reflexiones del autor.
 
Una historia sencilla que fluye dejando asomar continuamente algo de sabiduría humana. Puede parecer ñoño a algunos lectores pero yo no opino así. Al cabo, las certezas y las dudas, los miedos y los anhelos, las contradicciones y las sueños, los amores y los desapegos nos conciernen a todos aunque cada uno de estos sentimientos sean una vulgar repetición desde los primeros tiempos del ser humano. Es un libro del que, de una manera u otra, se aprende; con el que se piensa sobre uno mismo y sobre el mundo y con en el que, al final, sentimos esperanza.